Friday 25 march 5 25 /03 /Mar 23:28

EL MERCADO COMÚN CENTROAMERICANO EN EL MARCO DE LA INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA

 

INTRODUCCIÓN

El Mercado Común Centroamericano tiene una historia integracionista de aproximadamente cincuenta años. Este bloque económico y político, renueva sus  objetivos la década de los sesenta y se presenta al mundo como una verdadera estrategia desarrollo regional para enfrentar los desafíos de la globalización y afirmar su identidad Internacional, de manera pacífica y sin las dificultades de autonomía política, vivida por la región en el período de la guerra fría.

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

“La idea de integración y unificación política y económica de Centroamérica tiene raíces profundas. En este sentido los países centroamericanos, han tenido en cuenta que la integración solamente podría estar asentada con bases firmes, bajo la creación de intereses económicos, que dieran nacimiento a un proceso de establecimiento de situaciones trascendentes e irreversibles”1.

En los antecedentes históricos de la integración centroamericana, tuvo gran relevancia el aspecto político, aún no ha prosperado, como los idealistas esperaban que ocurriera.

La unión centroamericana, ha estado ligada al federalismo. Pero el federalismo, fue a través de la historia su enemigo fundamental. Con relación a los órganos integradores políticos y económicos, que tuvieron

lugar en el istmo centroamericano, se debe tener presente: La Organización de Estados Centroamericanos (ODECA) creada a través de la Carta de San Salvador en 1951 y sustituida por la Carta de San Salvador de 1962. Se puede decir que la

ODECA estaba orientada, al fomento de la cooperación política, la cual pasaba por la vía del acercamiento de las economías de los países que la integraban. 1 Kinoskita, Fernando página Web: W W W. Ámbito- Jurídico. com

 

La ODECA, que según la Doctrina era inspirada en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y en la Organización de los Estados Americanos (OEA), tenía propósitos más políticos que económicos. Entre ellos:

1) Fortalecer los lazos mutuos.

2) Celebrar consultas y mantener relaciones fraternales en Centroamérica.

3) Evitar malentendidos y solucionar pacíficamente las controversias

4) Prestarse mutuamente asistencia.

5) Buscar solución conjunta a los problemas mutuos.

6) Promover, mediante la acción común, el desarrollo económico, social y

cultural.

La doctrina anota que ODECA, tuvo un éxito relativo, pero señala, que le faltaba precisión en sus objetivos y competencias, y además consideró parcamente el

aspecto económico. El 13 de diciembre de 1960, se estableció el Mercado Común Centroamericano, (MCCA) en virtud de la firma del Tratado General de Integración Económica

 

Centroamericana, el cual constituye la Carta fundamental que rige este sistema de integración regional. El MCCA, entró en vigencia el 04 de junio del año 1961, y está integrado por cinco países, a saber: Honduras, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador y Guatemala. El Tratado General de Integración Económica Centroamericana, en su origen estableció en sus artículos primero y segundo los objetivos que deberían ser

alcanzados:

“Artículo I. Los Estados contratantes acuerdan establecer entre ellos un mercado común que deberá quedar perfeccionado en un plazo máximo de cinco años a partir de la fecha de entrada en vigencia de este tratado. Se comprometen además a constituir una unión aduanera entre sus territorios.

Artículo II. Para los fines del artículo anterior, las Partes contratantes se comprometen a perfeccionar una zona centroamericana de libre comercio, en un plazo de cinco años y adoptar un arancel centroamericano uniforme en los

 

términos del Convenio Centroamericano sobre equiparación de Gravámenes a la importación”2. Los ideales políticos de los líderes centroamericanos, empezaban a ser institucionalizados, a través del Tratado General de Integración Económica Centroamericana, que en su esencia presentaba objetivos ambiciosos.

En efecto, entre los objetivos iniciales, en 1960, los países centroamericanos ya se proponían a establecer una zona de libre comercio, una unión aduanera y un mercado común. De ahí, según señala VAZQUEZIV [IV]. “El principio General era basado en la garantía de libertad de circulación a todos los productos, básicos o manufacturados, originario de cualquiera de los países miembros, concediéndoles además el tratamiento nacional”3.

 

LA ESTRUCTURA INSTITUCIONAL DEL MCCA

La estructura institucional del MCCA prevista para la aplicación del Tratado General, en 1960 tenía los siguientes órganos:

a) El Consejo Económico Centroamericano: Está encargado de la ejecución de las resoluciones del Comité de Cooperación Económica del Istmo centroamericano, referentes a la integración económica y supervisión de los trabajos del Consejo Ejecutivo. El Consejo Económico está compuesto por los Ministros de Economía de los países miembros.

 

b) El Consejo Ejecutivo: Es el encargado de la aplicación y administracióndel Tratado General, de la resolución de los problemas que se han suscitado con motivo de las disposiciones del Tratado, realizar las gestiones que tengan por objeto, alcanzar la unión económica de Centroamérica, y proponer a los gobiernos la suscripción de convenios multilaterales, que fuesen necesarios para alcanzar la integración económica centroamericana, incluyéndose la unión aduanera entre sus territorios. Estaba integrado por funcionarios de los países miembros. Cada país miembro nombraba a un “funcionario propietario” y a un suplente.

 

c) La secretaría Permanente: Está encargada, de velar por el cumplimiento de las decisiones de los otros órganos y por la aplicación de todos los tratados, que estuviese directa o indirectamente relacionados con la integración centroamericana. Era por lo tanto, el órgano administrativo del MCCA. Se contempló un Secretario General, que presidiría los trabajos de la Secretaría. Dicho Secretario General, sería elegido por el Consejo Económico Centroamericano para un período de tres años.

La estructura institucional del MCCA, presenta la forma clásica, de las organizaciones internacionales, tiene alguna similitud con la estructura de la Comisión Económica Europea y el MERCOSUR. Es decir tiene: un órgano directivo, un órgano ejecutivo y una secretaría. En este sentido, el tratado constitutivo, puede utilizar los términos que los legisladores juzguen oportunos para nombrar sus instituciones.

 

PROBLEMAS INTERNOS DEL MCCA.

El MCCA no consiguió realizar plenamente sus objetivos por múltiples razones durante más de dos décadas. Entre esas razones están:

 

a) La escasez de recursos y de oportunidades de expansión del mercado regional.

b) Escasa vinculación entre países en lo que se refiere a la infraestructura limítrofe.

c) Inestabilidad política en algunos de los miembros del MCCA, entre otras.

d) La falta de preparación de Recursos Humanos, áreas técnicas, para universitarios en toda Centroamérica

 

VAZQUEZ señala: “Que la guerra entre Honduras y el Salvador en 1969 produjo la más grave crisis en el MCCA, puesto que desorganizó todo el procedimiento de integración que tan laboriosamente había sido implementado y que además, conllevó a la separación de facto de Honduras del proceso integracionista”4. A partir de esa década, las necesidades económicas de los países miembros, derivadas del imperativo del desarrollo industrial, acabaron forzando a los acomodamientos que han dado un nuevo impulso en la integración centroamericana.

 

En 1972, fue firmado una serie de acuerdos entre los cincos países miembros, donde quedó aprobado por los Ministros de Economía, el principio y los lineamientos generales de una reestructuración del mercado común

Centroamericano. Las décadas de setenta y ochenta, fueron caracterizadas por innumerables dificultades económicas e inestabilidad política en el Salvador y Nicaragua.

 

El MCCA, vuelve a retomar sus objetivos en la década de los noventa. De acuerdo con un informe de la Conferencia de Naciones Unidas, para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD), los objetivos actuales del MCCA, son:

 

a) El establecimiento de una zona de libre comercio.

b) La creación de una unión aduanera.

c) Una unión económica de cooperación en las áreas monetaria y financiera.

d) El desarrollo de una red de infraestructura para facilitar los flujosde inversión dentro de la región, además, se pretende una política comercial, común, frente a terceros países, de la defensa de los precios de los productos básicos de exportación tradicional. En junio de 1990, fue adoptado el Plan de Acción económica para Centroamérica. (PAECA), donde los presidentes de los países miembros del MCCA, proclamaban la revitalización de la integración económica en Centroamérica. En 1993, se estableció la zona de libre comercio entre el Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, siendo acordado un arancel externo común con cuatro subaranceles que varían del 5 al 20%.

En febrero de 1993, los países miembros del MCCA y Panamá, renovaron su compromiso hacia la integración regional, a través de la constitución de una nueva organización llamada, Sistema de Integración Centroamericana (SICA). El Sistema de Integración Centroamericana, es un sistema de concertación política y

 tiene por objetivo fundamental, buscar la integración de Centroamérica y asegurar a la región, un espacio de Paz, Libertad, Democracia y Desarrollo.

En octubre de 1993, fue firmado el Protocolo de Guatemala, cuyo principal objetivo fue el establecimiento de una unión aduanera. Dicho Protocolo, representa un programa destinado a la modernización del Tratado General de Integración Económica de 1960, además de un compromiso por parte de sus miembros en el sentido de alcanzar una Unión Económica Centroamericana de modo gradual, voluntario y progresivo.

Importante tener en cuenta, algunos de los principales acuerdos alcanzados:

a) La XV Cumbre Presidencial de agosto de 1994, donde se decidió conducir

el bloque las negociaciones comerciales del SICA con terceros países o regiones.

b) La XVI Cumbre Presidencial de marzo de 1995, donde se firmó el llamado “Tratado de Integración Social” que objetiva garantizar a la población centroamericana el acceso a loa servicios básicos e incorporar a la sociedad civil en el proceso de integración.

C) La XVII Cumbre Presidencial de diciembre de 1995, donde se estableció el

Tratado sobre Seguridad Democrática en América Central. La estructura institucional del Sistema de Integración Centroamericana, no contempla normas referentes al medio ambiente, ni las que se refieren al movimiento de trabajadores. Con arreglo al ámbito laboral, la meta existe como objetivo a ser alcanzado a largo plazo. De este modo, se opera la transición del MCCA al nuevo Sistema de Integración Centroamericana, y se renueva el interés por la integración en el istmo centroamericano.

El SICA dispone de relativas atribuciones supranacionales, en el sentido estricto del laudo del tribunal arbitral, que tiene efecto de cosa juzgada, para todos los países miembros, conforme el artículo XXVI del Tratado General de 1960. Es decir, que los países miembros han optado, por la transferencia de soberanía a la organización en materia de laudos arbitrales, pero no se creó instituciones supranacionales.

Como objetivos del SICA se pueden señalar los siguientes:

a) “Consolidar la democracia y fortalecer sus instituciones sobre la base de la existencia de Gobiernos electos por sufragio universal, libre y secreto, y del irrestricto respeto a los derechos humanos.

b) Concretar un nuevo modelo de seguridad regional, sustentando en un Equilibrio de un balance razonable de fuerzas Armadas, el fortalecimiento del poder civil, la superación de la pobreza extrema, la promoción del desarrollo sostenido, la protección del medio ambiente, la erradicación de la violencia, la corrupción, el terrorismo, el narcotráfico y el tráfico de armas. Se planteó la desmilitarización en todo el área, adecuada a sus posibilidades. (Ejemplo, la Guerra de MISILES EN NICARAGUA.)

c) Impulsar un régimen amplio de libertad, que asegure el desarrollo pleno y armonioso del individuo y de la sociedad en su conjunto.

d) Lograr un sistema regional de bienestar y justicia económica y social para los pueblos centroamericanos.

e) Alcanzar una unión económica y fortalecer el sistema financiero centroamericano.

f) Fortalecer la región como bloque económico para inventario victorioso en la economía internacional.

g) Reafirmar y consolidar la autodeterminación de Centroamérica en sus relaciones externas, mediante una estrategia única que fortalezca y amplíe la participación de la región, en su conjunto, en el ámbito internacional.

h) Promover, en forma armónica y equilibrada, el desarrollo sostenido económico, social, cultural y político de los países miembros y de la región en su conjunto.

i) Establecer acciones concertadas dirigidas a la preservación del medio ambiente por medio del respeto y armonía con la naturaleza, asegurando el equilibrado desarrollo y explotación racional de los recursos naturales del área, con miras al establecimiento de un Nuevo Orden Ecológico en la región.

j) Conformar el Sistema de la Integración Centroamericana sustentado en un ordenamiento institucional y jurídico, y fundamentado asimismo en el respeto mutuo entre los países miembros.

 

CRISIS DEL MCCA

Puede observarse en el cuadro anterior, con bastante claridad que en cada país las, etapas de los graves conflictos comerciales en el MCCA, se dieron en el período comprendido entre (1965 y 1985). Según se refleja, en la Revista de la Integración para el desarrollo, del Banco Centroamericano de Desarrollo.

Las causas específicas de los severos conflictos dentro del Mercado Común Centroamericano, se pueden observar en varios desfases.

Durante la primera etapa del proceso integracionista, los conflictos estallaron como consecuencia del desarrollo desigual en los balances comerciales  intrarregionales. Después de la entrada en vigencia de las condiciones de libre comercio, se evidenció que el intercambio sin obstáculos de bienes provocó las disparidades, comerciales y económicas dentro de la comunidad. Mientras que los países asociados relativamente desarrollados- Guatemala y el Salvador, lograron convertir su superioridad económica, en crecientes superávit comerciales, los países asociados económicamente más débiles- Honduras, Nicaragua y Costa Rica- tuvieron que enfrentar balances cada vez más deficitarios.

La creciente polarización del comercio intrarregional tuvo grandes consecuencias económicas y psicológicas, las cuales condujeron al surgimiento de tensiones. Crecieron las disparidades económicas, los países en que ese momento tenían un balance comercial positivo, pudieron ampliar sus ventajas en el mercado, mientras que los países con déficit, debieron enfrentar graves obstáculos económicos en su desarrollo. Por otro lado, se tomaron superávit comerciales, como criterios para una participación ventajosa en el proceso integracionista, mientras que los déficit se miraron negativamente y como una pérdida de estatus.

En 1969 el potencial conflictivo, basado en el desarrollo desigual de los balances comerciales, se manifestó a través de tres graves crisis regionales, provocadas ellas por Honduras (1965/66), Costa Rica (1967) y Nicaragua (1968/69). El gráfico, pone en evidencia, que las confrontaciones se desencadenaron siempre en los años cuando los balances comerciales intrarregionales, presentaban tendencias negativas muy marcadas.

En el caso de la guerra entre el Salvador y Honduras, en julio de 1969, un factor conflictivo determinante, lo conforman los cambios estructurales verificados en el

intercambio bilateral de bienes, causados asimismo por la integración. Estos cambios, fueron de gran importancia, tanto económicamente como psicológicamente y constituyen junto con los factores territoriales y demográficos, un elemento conflictivo de relevante significado. Sin la creación del Mercado Común Centroamericano no hubiera habido un incremento tan marcado de las disparidades económicas, como pasó en realidad y no se hubiera creado un potencial conflictivo tan explosivo.

Contradictoriamente con lo pretendido, El Salvador se desarrollo como un país exportador de productos industriales, mientras que Honduras, aprovechando la expansión horizontal de los Mercados, permaneció como un país proveedor de productos primarios, transformándose en un mercado para productos industriales elaborados. Este desarrollo era directamente contradictorio a una posible primera fase de una industrialización e importación de productos sustitutos en Honduras y puso en peligro los intereses vitales de la industria nacional de este país.

Durante los años 70, se puede observar que los conflictos se centraron en el intercambio de ciertos rubros de productos. Entre estos productos denominados “sensitivos”, se encuentran: calzado, textiles y ropa. En todos los países del Mercado Común Centroamericano, el proceso de industrialización tuvo como base fundamental la producción nacional de esos productos, razón por la cual los gobiernos mantuvieron un interés especial en la protección comercial de esta industria. Cada modificación del equilibrio comercial en este sector, llevó a reacciones muy sensibles a nivel político, incluyendo el riesgo de confrontaciones

interestatales.

Tanto en el caso de las confrontaciones con Costa Rica (1972/72), como con Nicaragua (1974/77), el punto de partida para estas confrontaciones, lo constituyeron los cambios en el comercio con los “productos sensitivos”.

Hubo agudos conflictos comerciales en los años 70, además, los conflictos interestatales dentro del MCCA se vincularon a través de efectos multiplicadores y efectos de reacoplamiento. Es a partir de la guerra entre el Salvador y Honduras, con todos los cambios estructurales que trajo como consecuencia, que se originan los conflictos multilaterales, los cuales incluyeron sobre el sistema de relaciones comerciales, hecho que condujo nuevamente a las confrontaciones. Así se logra demostrar que, al existir agrupaciones funcionales, como se encuentran en el

Mercado Común Centroamericano, las cuales tienen su base sobre todo el intercambio comercial, se forman interdependencias entre los agudos conflictos y la estructura de las relaciones comerciales.

En los años 80 se registraron cambios fundamentales, tanto en lo que respecta a los sujetos de conflicto, como en relación con los países involucrados. Hasta este momento las confrontaciones fueron provocadas por los asociados económicamente más débiles y se basaron primeramente en las disparidades del intercambio comercial y como consecuencia directa de la integración. Después, esas condiciones generales llevaron a que los conflictos, hasta ahora, se enfocarán más desde la perspectiva de los movimientos intrarregionales de pago y así en los países relativamente más fuertes.

A raíz de la crisis económica y los problema relacionados con las balanzas de pago y de divisas, todos los países de la región reaccionaron sensiblemente ante cualquiera de los retrasos en los pagos intrarregionales. Esto es especialmente válido para Guatemala, el país que pasó a ser acreedor económicamente fuerte. Entre 1983 y 1985, el gobierno guatemalteco intentó seguidamente forzar el pago de las deudas en la importación de los países asociados, utilizando para ello una serie de variadas medidas restrictivas. Lo anterior trajo como resultado marcadas tensiones interestatales y abiertas guerras comerciales.

La escalada entre tensiones y agresiones se puede evidenciar con el ejemplo de la guerra entre el Salvador y Honduras, además, con los acontecimientos que adelantaron este conflicto de las relaciones bilaterales del comercio, se puede decir, que primero se desencadenó una discusión de índole académica en las universidades, concretamente en lo que respecta a la estructura del intercambio de bienes. Posteriormente vinieron las campañas aparecidas en la prensa contra la política exportadora de ambos países, las cuales fueron seguidas por difamaciones públicas y un boicot importado.

Las tensiones se agudizaron con la ruptura de las relaciones económicas y diplomáticas, algunas escaramuzas en la frontera y confrontaciones militares, que culminaron en una guerra. Era evidente también que, más que el objeto conflictivo era el peso económico lo que vino a determinar el desarrollo de los conflictos. Entonces los países asociados, como es el caso de los conflictos provocados por Costa Rica (1967 y 1971/72), intentaron evitar la escalada; mientras que en los conflictos, partiendo de Honduras (1965/66) y Nicaragua (1968/69 y 1974/79), no se pudo observar tal disposición de compromiso. Aparentemente los miembros del MCCA tuvieron más interés en mantener relaciones de buena vecindad con Costa Rica, que con las economías débiles de Honduras y Nicaragua.

El desarrollo de los agudos conflictos comerciales dentro del Mercado Común Centroamericano, puso en evidencia el peligro conflictivo que parte de las disparidades en el intercambio intrarregional de bienes. Por eso, no son solamente los efectos económicos, sino también las consecuencias psicológicas de los cambios estructurales relacionados a la integración, las que pueden crear conflictos.

Los miembros perjudicados vieron derrotadas sus ilusiones de una industrialización nacional y de una tendencia niveladora de las diferencias en el desarrollo dentro de la región. Varias veces los efectos negativos de la liberalización comercial se miraron por parte de los gobiernos afectados como una pérdida de estatus, frente a los otros países de la comunidad. El esfuerzo de tendencias nacionalistas en las poblaciones, tensiones interestatales creciendas y una disposición cada vez más grande de solucionar conflictos con medidas militares fueron las consecuencias.

Una reactivación del MCCA desde el punto de vista de la política de paz solamente parece prometedora si:

- “Se lograran evitar los efectos polarizadores, que inciden en las relaciones de libre comercio, ello a través de nuevas formas económicas e institucionales de la integración económica.

- No se contradijeran las metas nacionales del desarrollo y las metas de integración regional.

- Se aceptara el principio de la distribución recíproca de las ganancias.

- Las instituciones científicas de observación y análisis de los cambios económicos y sociales lograran involucrarse más que hasta la fecha en el proceso integracionista, como medida para descubrir lo más temprano posible las tendencias conflictivas.

- Se crearan instituciones supranacionales con autoridad ejecutiva, que logren garantizar arreglos sostenidos de los conflictos”6.

 

ESCALADAS DE LAS TENCIONES BILATERALES ENTRE EL SALVADOR Y

HONDURAS EN JUNIO / JULIO 1969

Fuentes: Keesings Archiv Der Gegenwart, 1969. p. 1478oc y 4854.

Rowles, 1980 y Anderson, 1981.

Fuente: Revista de Integración para el Desarrollo de Centroamérica Banco

Centroamericano de Integración Económica Volumen # 48.

8.6 El primer partido de calificación para la copa mundial en Tegucigalpa termina ganando Honduras. Después del partido se dan riñas contra el equipo salvadoreño y los aficionados y manifestaciones anti- salvadoreñas. Estos acontecimientos sirven como pretexto para que los medios de comunicación salvadoreña intensifiquen las tendencias nacionalistas en ese país.

15.6 El segundo partido en Salvador lo gana el Salvador. Otra ves se dan disturbios. Esta vez contra los jugadores y aficionados hondureños. A pesar de que sí hubo heridos, fueron totalmente exagerados los “informes de testigos” que salieron en la prensa hondureña.

16.6 Como reacción ante los disturbios, el Gobierno hondureño decretó la expulsión inmediata de todos los salvadoreños que vivían ilegalmente en el país. Al mismo tiempo, se decretó el estado de emergencia en todo el país y se comenzó con la movilización general. La propaganda contra los inmigrantes manejado por el estado llevó a un gran número de ataques contra los pobladores salvadoreños. Miles se regresaron huyendo al el Salvador.

22.6 El Salvador ganó el partido decisivo en la ciudad de México y como primer país participa en la copa mundial de fútbol.

24.6 La prensa salvadoreña denomina como “genocidio” la política migratoria hondureña. Como reacción el Salvador cierra la frontera con el país vecino y así queda obstaculizado el regreso de los refugiados a su país patria. Esta medida significa, además, el cierre de las relaciones económicas entre ambos países.

26.6 El presidente salvadoreño, Fidel Sánchez Hernández, declara la ruptura de las relaciones diplomáticas con Honduras.

3.7 La situación se agrava con una escaramuza cerca de El Poy. Se dice que una avioneta militar hondureña bombardeó un puesto fronterizo de el Salvador. Con la parte salvadoreña respondió el fuego. Se puede observar una concentración masiva de tropas en ambos lados de la frontera.

14.7 Estalla la guerra: Tropas salvadoreñas invaden el territorio hondureño. El ejército hondureño se defiende en un ataque inesperadamente fuerte y también ataca territorio salvadoreño.

Por Vladimir Alfaro - Publicado en: HISTORIA DE EL SALVADOR
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Presentación

IMÁGENES PARA NO OLVIDAR

  • g (47)
  • g (67)
  • g (110)
  • g (62)
  • g (82)
  • g (84)

Texto Libre



Recomendar

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso